El teatro como afición

Dicen por ahí que el arte se lleva en las venas. Aunque para hacer teatro no solo se precisa arte sino también cualidades como: el compromiso, el esfuerzo, el sacrificio, el compañerismo, la memoria, la atención…
Con este pequeño grupo de aficionados de teatro formado por chicas de la residencia y a su vez, por estudiantes de la Universidad de Valladolid estamos alcanzando valores que nos ayudarán a seguir avanzando y a seguir creciendo en nuestra vida personal y profesional.
Antes de terminar, queremos agradecer la dedicación de todas las personas que están detrás de ello y lo hacen posible: directora, apuntadores, encargados de iluminación, vestuario, maquillaje…
Sin olvidarnos de la gente que compone la residencia María Inmaculada que son los que han logrado nuestra unión.
Podemos asegurar que este grupo seguirá adelante haciendo feliz al mundo entero.
 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.